Origen responsable de minerales

Para el éxito general de Eaton como empresa, nada es más importante que respetar nuestros valores éticos y hacer negocios de la manera correcta. Estos principios se extienden a lo que en Eaton esperamos de nuestros proveedores y a las prácticas de responsabilidad mutua en las compras para las cadenas de suministro.

Eaton se ha comprometido a garantizar que nuestros productos no incorporen minerales de conflicto, es decir, minerales fundidos para convertir en estaño, tantalio, tungsteno y oro, provenientes de entidades que financien directa o indirectamente el conflicto en la República Democrática del Congo o países limítrofes. Un equipo administrativo especial de Eaton con supervisión de altos ejecutivos trabaja directamente para que en nuestra cadena de suministros se apliquen prácticas de compra responsables.

Eaton forma parte de iniciativas colectivas como la Iniciativa de Responsabilidad para Minerales, que se centra en fomentar la transparencia y la responsabilidad en las cadenas de suministro globales. Mediante estas acciones, Eaton alcanza y supera las expectativas de los reguladores, los clientes y la sociedad, y hace una contribución fundamental a la solución de la industria en general de respaldar cadenas de suministro y minerales sin relación con conflictos.

Política de Eaton en cuanto al origen responsable de los minerales

Eaton se ha comprometido a garantizar que los productos vendidos no incorporen "minerales de conflicto", es decir, minerales fundidos para convertir en estaño, tantalio, tungsteno y oro, provenientes de entidades que financien directa o indirectamente el conflicto en la República Democrática del Congo o países limítrofes.

Eaton tiene la intención de cumplir completamente con los requisitos de la Sección 1502 de la ley Dodd-Frank, que exige a Eaton efectuar las tareas de diligencia debida en cuanto al origen de dichos minerales y revelar los resultados de dichas tareas.

Eaton requiere que sus proveedores:

  • realicen tareas suficientes de diligencia debida en cuanto a sus cadenas de suministro respectivas para determinar si los productos que nos venden contienen estaño, tantalio, tungsteno u oro y, de ser así, hasta dónde dichos materiales provienen de fundiciones ajenas al conflicto;
  • informen a Eaton los resultados de dichas tareas de diligencia debida para que Eaton pueda cumplir con sus obligaciones legales y los objetivos de sus políticas; y
  • se comprometan a estar o quedar "ajenos al conflicto", de manera que dichos metales provengan solo de fundiciones ajenas al conflicto.